Alejandro Cárdenas, la voz de los jóvenes frente a un problema global

Declaraciones de Alejandro Cárdenas en entrevista con Juan Sebastián Aragón. Video por Alejandro Sánchez.

El pasado 22 de octubre se realizó la premiación del concurso "Con la droga no solo mueres tú", organizado por la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito, el Ministerio de Justicia y Derecho y la Embajada de los Estados Unidos en Colombia. Alejandró recibió el certificado que lo acredita como ganador de la categoría Ensayo con su texto "el potencial de la burbuja" y en el mes de noviembre viajará a Washingto a exponer sus ideas en escenarios de discusión internacional frente al problema de las drogas.

Alejandro acompañado de sus padres y de los representantesde la Konrad Lorenz. De izquiera a Derecha aparecen Juan Sebastián Aragón, Paula Andrea Botero, el Dr. Elvers Medellín Lozano, Alejandro Cárdenas, Bertha Avendaño y Alfredo Cárdenas.

La ceremonia se realizó en la sede del Ministerio de Justicia y Derecho, y fue presidida por el Dr. Jorge Mc Douall Lombana, Director Ejecutivo de Mentor Colombia (operadores del concurso); el Sr. Bo Mathiasen, representante para Colombia de la UNDOC, el Dr. Farid Samir Benavides Vanegas, Viceministro de Política Criminal y Justicia Restaurativa del Ministerio de Justicia y Derecho; el Sr. James Story, Director de la Sección de Asuntos Narcóticos de la Embajada de los Estados Unidos de América y la Dra. Jineth Bedoya, Editora Judicial del Grupo Editorial El Tiempo. Ellos compartieron abiertamente sus opiniones y perspectivas frente a las problrmáticas de los jóvenes, enfatizando la producción y consumo de drogas, y a los que para cada organización significa el concepto de responsabilidad compartida.

Además de la entrega de premios a los jóvenes ganadores, fue una oportunidad para ver cómo el gobierno, las organizaciones y los propios jóvenes están dispuestos a asumir su responsabilidad y poner su aporte para hacer frente al flagelo y construir un futruro mejor a través de las acciones del presente.

Mesa de invitados para la entrega del premio. De izquierda a derecha: Dr. Jorge Mc Douall Lombana, Sr. Bo Mathiasen, Dr. Farid Samir Benavides Vanegas, Sr. James Story y la Dra. Jineth Bedoya.

Este concurso está dirigido a estudiantes universitarios, con el fin de conocer qué piensan los jóvenes de la relación entre el narcotráfico y sus impactos sociales como el terrorismo, el secuestro y el reclutamiento forzado. A la vez, en el marco del concurso se realizan campañas formativas, que para esta ocasión hicieron presencia en diez universidades de Bogotá, buscando y seleccionando universitarios líderes que hagan aportes reales en la búsqueda de alternativas para hacer frente a la problemática de las drogas.

Este es un proyecto de la iniciativa de Responsabilidad Compartida del Gobierno Nacional, que gestiona alianzas y cooperaciones intersectoriales para llevar un mensaje sobre las repercusiones sociales y ambientales del consumo de drogas. El principio de Responsabilidad Compartida fue definido por la Asamblea General de las Naciones Unidas, como base de la acción multilateral que incluye gobiernos, universidades, entidades o empresas en la lucha contra el problema de las drogas en los diversos países.

Líder y vocero de los jóvenes

El ganador recibe el premio de manos del Dr. Jorge Mc Douall Lombana, Director Ejecutivo de Mentor colombia.

Alejandro se caracteriza por su versatilidad e inteligencia y como buen konradista, tiene una gran vocación de liderazgo. Además de estudiar la Carrera de Matemáticas en la Konrad Lorenz y de Física en la Universidad Nacional de Colombia, es miembro del Grupo de Astrofísica Solar del Observatorio Nacional, de la Asociación de Astrónomos Autodidactas de Colombia y del grupo de astronomía Astro-K. Es representante de los estudiantes ante el Consejo Académico de nuestra institución y ha sido elegido por voto popular dentro del grupo de Gestores Estudiantiles durante todos los semestres de su carrera.

Cuando explica el punto central de su ensayo, Alejandro lo define como una crítica. "Cuando los problemas son tan grandes como el de la droga, las soluciones no son triviales. No es fácil hallar una solución. No es solamente cuestión de atacar el cultivo de coca, sino que ha de ser algo más integral. Yo traté de hablar un poco del papel que tiene la sociedad en eso y más en nuestra sociedad colombiana".

En su ensayo, el autor plantea interrogantes como ¿por qué Colombia tiene la atmósfera perfecta para el cultivo? ¿Qué hace que en Estados Unidos no se cultive, pero sí se consuma? Sin embargo, más allá de quedarse en lugares comunes, hace una revisión de la transformación del problema y su situación actual. “Hace 20 o 30 años Colombia producía el 90% de cocaína en el mundo y no la consumía. Ahora el problema se ha transformado y es peor. Hay más países que producen y en Colombia también hay consumo”, afirma.

Alejandro está convencido de que en Colombia este problema social tiene una causa central: ser una sociedad permisiva. Para describirlo, cita el verso de Enrique Santos Discépolo "Lo mismo un burro que un gran profesor…" y añade que en nuestra sociedad no importa dónde obtienen su dinero las personas; si lo tienen, son aceptadas y, entre más dinero tengan, gozan de más aceptación y tienen una vida más holgada. Ahí aparece una pregunta que da pie al título del ensayo: ¿Qué pasaría si nuestra sociedad estuviese blindada a esa permisividad? De ser así, las personas que hacen daño no podrían actuar como lo hacen. Sería como una burbuja que protege y aísla un espacio, esfera perfecta cuya membrana es la máxima representación del equilibrio y de distinción entre el adentro y el afuera.

Otra cosa que le pareció importante plantear, porque lo ha oído de expertos, es que cuando se habla del problema de la droga por lo general solo se ataca los cultivos; es decir, sólo se ataca los síntomas, "como con la gripa, en la cual los medicamentos no curan la enfermedad, sino la fiebre o el dolor y eso es lo que se está haciendo en el caso de las drogas. Cuando se atacan los cultivos se genera más guerra, se producen conflictos civiles, se estimulan los grupos terroristas que en controlan en gran parte la producción de la droga, pero no se trabaja en un cambio social".

El premio

Imagen del certificado que acredita a Alejandor como ganador del mejor ensayo.

Durante las campañas del concurso se escogieron líderes universitarios y se realizaron brigadas informativas, talleres y conversaciones con víctimas del problema. Hacer parte del grupo de líderes es ya un gran reconocimiento. Sin embargo, el premio oficial para las categorías Ensayo, Imagen y Video, es un viaje a Washington por cinco días que se llevará a cabo a finales de octubre, visitando lugares como la Casa Blanca y organizaciones que combaten las drogas. Durante el viaje está programada la asistencia del ganador a coloquios y otros eventos con el fin de exponer sus ideas en espacios de debate mundial, participar en la toma real de decisiones y ver el problema desde todas las ópticas posibles.

Participar es todo un reto, porque hay un límite de extensión de 1.200 palabras, que es muy poco para desarrollar una idea como esta. Al respecto, dice Alejandro: "como dice Gabriel García Márquez, uno no acaba un escrito, sino que lo abandona. Siempre que lo volvía a leer, había algo que cambiar; hubo muchas personas que lo leyeron y me dieron nuevas ideas". Para este joven estudiante y líder, ganar representa una oportunidad para poder llevar las ideas que tienen muchos jóvenes en Colombia. "Las ideas del ensayo no son solamente mías, son producto de tertulias con compañeros y colegas, personas mayores y víctimas, que le muestran a uno que la vida es una escuela única. A parte de la academia, están esos espacios de vida en los que uno aprende mucho y es eso lo que enriquece como persona".

Enlaces relacionados

Síganos en

Ir arriba