Una docena de cosas que hay que saber sobre las estrellas

12 cosas sobre las estrellas
Por Cristina Juesas

Mirar al cielo en una noche sin nubes es uno de los grandes placeres de la vida. Más aún si lo hacemos en buena compañía (pero no vamos a detenernos en estas nimiedades). Miras al cielo y te sientes pequeño, muy pequeño, porque la grandiosidad del universo nos pone en nuestro lugar, y eso que el ojo humano sólo puede ver unas 2.000 estrellas a la vez a simple vista y sólo en nuestra galaxia hay unos trescientos mil millones de ellas. Si tenemos en cuenta que en el universo hay más de cien mil millones de galaxias, ni podemos hacer la cuenta, porque son números que escapan de la percepción humana. Mientras realizamos el cálculo, podemos seguir fascinándonos con la contemplación de las maravillas del cielo. Para disfrutarlo mejor, hoy comparto unas cuantas curiosidades sobre las estrellas.

1. ¿Cómo se forman?

Para que nazca una estrella hacen falta tres ingredientes: hidrógeno, gravedad y tiempo.
En el espacio hay enormes nubes de gases que llamamos nebulosas. En ocasiones, fenómenos como supernovas u ondas de choque alteran la estabilidad de estas nubes haciendo que comiencen a colapsarse sobre sí mismas. La nube se contrae y va aumentando su velocidad de rotación. Con tiempo (mucho… mucho… tanto como de 0,1 a 1 millón de años), la masa es tal que la presión que existe en el núcleo hace que la temperatura aumente hasta desencadenar una reacción nuclear de fusión y la estrella, entonces, se enciende, dando lugar, a su vez, a ondas de choque que probablemente desencadenarán el nacimiento de otras estrellas.

2. ¿Dónde están?

Las estrellas están lejos. Lejísimos. La estrella más cercana a nosotros es nuestro sol, que está a “tan solo” 8 minutos-luz de nosotros (que son unos 149.600.000 kilómetros) y la siguiente más cercana, que es Proxima Centauri está a 4,22 años luz años luz, unos 40 billones (con b) de kilómetros. Cifras imposibles… Además, las estrellas están por todas partes. Se agrupan en galaxias, que a su vez se agrupan en cúmulos de galaxias que a su vez se agrupan en supercúmulos que forman una red de grandes filamentos. Como podemos ver en esta imagen, donde cada punto es una galaxia, nuestro universo es como una gran red. Insisto: pensad que una galaxia como la nuestra, que no es especialmente grande, está compuesta por trescientos mil millones de estrellas… y ahora calculad el tamaño.

3. Son de colores

El color de las estrellas depende de su temperatura:
Las más calientes brillan con un color blanco verdoso y azul.
Las templadas brillan en amarillo.
Las más frías brillan en rojo.

4. La estrella más grande y la más pequeña

El tamaño de las estrellas puede variar muchísimo como ya vimos en una docena de súper soles.
De las hipergigantes, como la VY Canis Majoris, con un tamaño que, si la pusiéramos en el lugar de nuestro sol… llegaría hasta Saturno, a las enanas blancas, remanentes de estrellas que han agotado su combustible nuclear.

5. La estrella más antigua

Recientemente se ha datado una estrella que es casi tan antigua como el universo.
El Big Bang se establece hace 13.770 millones de años y, aunque la estrella la han datado hace 14.500, han establecido un nada desdeñable margen de error de unos 800 millones de años, así que todo fluye. Hilan fino los cosmólogos.

6. Viento solar

El viento solar es una corriente de partículas cargadas que expulsa la atmósfera de las estrellas. Su composición es la misma que la de la estrella que lo emite, por ejemplo, el viento solar del sistema solar está compuesto por un 75% de hidrógeno y un 25% de helio, como nuestro sol.
El viento solar llega muy lejos y el límite final se llama heliopausa. En nuestro sistema solar llega más allá de Plutón.

7. ¿De qué están compuestas las estrellas?

Como ya he comentado, fundamentalmente de hidrógeno. Pero también hay otros materiales que podemos encontrar en ellas, como el helio.
Las estrellas de segunda y tercera generación también pueden contener otros elementos procedentes de las nebulosas en que se gestan (ver el punto 11).
El instrumento con el que se comprueba la composición de las estrellas es el espectroscopio, que mide las líneas en que se convierten las radiaciones de luz emitidas.

8. ¿Cuánto tiempo viven?

Depende del tamaño, de la cantidad de combustible que tengan y de la velocidad a la que lo estén consumiendo.
Una gigante azul tiene mucho hidrógeno para fusionar, pero lo fusiona tan rápidamente que apenas vivirá unos pocos millones de años. Sin embargo, una estrella como nuestro sol, que ya lleva ardiendo 4.500 millones de años, tiene otros tantos por delante, antes de convertirse en una gigante roja.

9. Gigante roja

Cuando una estrella agota su combustible, sus capas exteriores se expanden hasta millones de kilómetros, hasta que finalmente se desprenden, la estrella se comprime por la inmensa gravedad de su núcleo y se convierte en una enana blanca hasta que ésta se enfría y se vuelve invisible.

10. Supernovas

Otra forma de morir una estrella, en este caso, las más masivas, es en una súper explosión. Veamos cómo sucede.
Cuando el hidrógeno de una estrella súper masiva se agota, su forma de sobrevivir es quemando otro combustible, en este caso se van fusionando elementos más pesados: el hidrógeno en helio, el helio en carbono y así sucesivamente hasta el hierro, que es letal. Al fusionarse el hierro, éste no genera energía y la estrella colapsa por gravedad y explota, convirtiéndose durante unos pocos días en el objeto más brillante de su galaxia para después apagarse y formar una estrella de neutrones y cuando son muy masivas, un agujero negro.

11. Fábricas de elementos

La energía de esta súper explosión es la que provoca que se fusionen elementos más pesados que el hierro y ahí es donde surgen el oro, la plata, el platino, el uranio…
Otros elementos menos pesados, como el calcio de nuestros huesos o el nitrógeno de nuestro ADN se forman en estrellas convencionales al final de su vida.
Lo que parece claro que nuestro sistema solar se formó en la nebulosa de una supernova de estrella súper masiva.

12. ¿Y el futuro?

Está claro que nosotros no lo veremos. Los científicos tampoco se ponen de acuerdo, pero parece que la teoría más extendida dice que las galaxias continuarán expandiéndose y que el universo poco a poco se enfriará y las estrellas se irán apagando hacia el infinito.

Síganos en

Ir arriba